Saltear al contenido principal
Entender Qué Es Outbound Marketing ¡para Todos!

Entender qué es outbound marketing ¡para todos!

En digital mucho se ha oído hablar y mencionar del inbound pero también es importante entender qué es outbound marketing.

Y quizás este sea un término nuevo para muchos que posiblemente ya lo apliquen, pero no lo conocen a fondo.

 

¿Qué es?

La publicidad que se conoce como tradicional es un tipo de outbound marketing, productos vendidos u ofertados a usuarios.

Por ejemplo, todos los comerciales de televisión, las cuñas radiales, los distintos banners o pauta digital son outbound.

Este tipo de contenido la verdad puede estar siendo un poco desplazado por el inbound, pues es menos invasivo.

¿Por qué? su principal diferencia es que uno se encarga del contacto uno a uno y el otro es masivo.

Aun así, muchas empresas siguen invirtiendo gran parte de este presupuesto pues, aunque algunos no lo crean, genera resultados.

 

Una dinámica digital que prima

Los ejemplos anteriores no quieren decir que todos los esfuerzos de las empresas se vayan en canales masivos.

De hecho, el mundo digital toma gran porcentaje del presupuesto porque los resultados pueden ser más fáciles de medir.

Y es claro también que las personas pasan gran cantidad de su tiempo consumiendo contenidos digitales (por encima de físicos).

Por lo tanto, capturar la atención de las personas en el mundo digital, es una de las ventajas del outbound.

Otro de los puntos a favor es la capacidad de demostrar hipótesis en menor tiempo y por supuesto hacer mejoras.

Esto sucede particularmente con lo que se comparte: con las imágenes, la comunicación y el discurso en general.

Pero sin lugar a duda todo enfocado en el producto, servicio o cualquier cosa que se desee promover u ofertar.

 

¿Cuáles son sus principales beneficios?

No solo es importante entender qué es outbound marketing, sino también qué beneficios ofrece en el mercado.

Uno de ellos es la manera de presentar el producto o beneficio, destacando sus características y detalles.

Aunque no existe una retroalimentación por parte del cliente, siempre hay investigación y detección de hipótesis planteadas para hacer mejoras.

La capacidad de llegar a más personas con su comunicación, puede lograr que se generen más impactos con una pieza.

 

Desventajas del outbound

Hemos hablado un poco de sus características y de algunos de sus beneficios, pero es importante notar sus desventajas.

Porque con esto sabrás en qué momento usar este tipo de marketing y cómo hacerlo de la mejor manera posible.

 

Los bloqueos

Como dijimos anteriormente la capacidad de bloquear los anuncios es una característica que se encuentra en casi todos los formatos.

Evitar anuncios en digital, en YouTube, en canales tradicionales como televisión o radio es una opción que tienen los usuarios.

Y muchos de ellos no solo no dudan en recurrir a ello, sino que también están dispuestos a pagar más.

¿Por qué? La invasión, la gente está cansada de estar invadida de publicidad por donde mire ¡en todos lados!

Así que prefieren incluso pagar un poco más por ese pequeño respiro de no sentirse “invadidos” por productos o marcas.

 

Qué pasa con el inbound

El inbound por su parte, antes de invadir busca generar contenidos de valor para que el usuario se sienta tentado.

Mejor dicho, su objetivo antes que vender es fidelizar, porque cuando los usuarios se sientan fidelizados decidirán comprar.

Consta de una serie de experiencias que se centra en las necesidades de los clientes y no de la marca.

Una de sus ventajas es que se permite segmentar, porque primero se encarga de analizar a su público.

Entender sus gustos, sus pasiones, qué lo mueve, qué consume, es algo vital para alimentar la comunicación y el discurso.

En muchos casos el presupuesto que se requiere para implementar este tipo de estrategias es mucho menor.

 

¿Cómo elegir entre uno u otro?

Ya que logramos entender qué es outbound marketing y también hablamos del inbound, podremos tomar decisiones más consientes.

Incluso podríamos llegar a combinarlos también que cada uno saque lo mejor de sí en el momento oportuno.

Por ejemplo, al momento de decidir vender un producto general a un público más masivo se puede investigar.

Aquí entraría la intervención del inbound, quien puede aportar todos esos conocimientos de los usuarios para así generar mejores resultados.

Inclusive quien puede suavizar los resultados que estén siendo negativos o buscar mejorar esos que no son los esperados.

 

¡El marketing integrado!

Ahora que te contextualizamos y contamos un poco del funcionamiento de este tipo de ramas del marketing ¡ponlas en práctica!

Pero hazlo con los mejores procesos y sacándole todo el provecho posible a ambas, incluso mezclándolas con nuevas estrategias.

Piensa en qué momento sería adecuado usar cada una o por ejemplo en qué situación de tu marca o producto.

Además, deja que los consumidores sean los que te digan o demuestren qué es lo que necesitan particularmente.

Pero para eso, prende los radares, léelos y crea diferentes espacios para que ellos puedan expresar sus emociones.

No te cases con las ideas o los procesos, permítete reinventarte, probar y desechar eso que no funciona.

Adicionalmente, te recomendamos mirar qué hacen las demás marcas que consumen tus usuarios: cómo lo hacen, cuándo y los medios.

Con esto tendrás un insumo inicial para probar y lograr conectarte con tu público potencial de una manera más asertiva.

¿Quieres integrarlas en tu equipo? Escríbenos y te ayudaremos con eso, porque el marketing es una pasión que vibra alto.

Además, contáctanos y cuéntanos qué más te gustaría conocer y cómo podríamos ayudarte a hacerlo.

 

Volver arriba