Saltear al contenido principal
Consejos Para La Producción De Videos ¡aprende De Ellos!

Consejos para la producción de videos ¡aprende de ellos!

Sabemos que generar contenido audiovisual de calidad es todo un desafío, por eso traemos algunos consejos para la producción de videos.

Lo que queremos es que empieces por las bases y logres aplicarlos para que sean más vistos y tu canal más visitado.

 

El contenido es la fuerza

Parece obvio, pero antes de hablarte de la calidad, la producción o el formato es indispensable que nombremos el contenido.

Ten presente cómo quieres crear la historia, cómo se desarrollará: el inicio, el nudo y por supuesto el final.

Ponte en los zapatos del espectador, piensa en el lenguaje con el que se identifica, el tipo de historias que lo enganchan.

Al menos ahí será más fácil dejar de pensar solo en la marca, producto, artista o mensaje y centrarte en tu audiencia.

Crea un balance entre la marca, el producto y la audiencia, allí tendrás un mejor resultado para cumplir objetivos.

 

Storytelling

Esto está muy ligado al contenido que vas a compartir y es el hecho de crear historias ¡sí! Métete en la película.

No basta solo con tener el producto y quizás un camino conceptual para contarlo, aún necesitas un relato potente.

Lo ideal con este relato, narración o historia, es más allá de vender, tocar fibras, mover emociones, cautivar e impactar.

Así que piénsalo como cuando lees un libro, ves una película y más, a ese nivel narrativo debe llegar tu contenido.

 

Pero no con igual duración

Aunque te hayamos puesto el ejemplo de un libro o una película, la idea es que tus videos sean cortos.

Particularmente si estás pensando en producir un tipo de contenido que sea comercial, cuyo fin es vender productos o servicios.

La idea de los ejemplos, es solo que los tomes como referentes para lograr algo como un cortometraje que mueva.

Lo recomendable es que no generes contenidos de más de 3 minutos (siendo 3 un número suficientemente alto).

Resume, saca ese lado creativo para contar la mejor historia de tu vida en un tiempo mucho menor al mencionado.

Sabemos que quizás no puedas contar todo en este tiempo, pero no te preocupes, siempre hay nuevas alternativas.

 

¿Qué tal una saga?

Puedes, por ejemplo, hacer unos pequeños capítulos en donde tu historia siempre termine en pico o en el punto más alto.

De esta manera mantendrás por más tiempo a tu público y los invitarás a seguir conectados con todo el contenido a compartir.

No creas que tu producto o marca no están preparados para hacerlo, todo lo contrario, cualquier marca debería hacerlo.

Un caso reciente es Renault con su serie ¿una marca de carros con una serie?, ¿qué cuenta? ¡simple crea relatos para vender!

Así que ya sabes, puedes dividir el contenido en una serie, micro-serie, saga o lo que quieras y contar lo que necesites.

Por supuesto esto es recomendable cuando tienes un mayor presupuesto y cuando sabes que aún tendrás más por contar.

Si no es tu caso, recuerda mantener el video que deseas compartir con una duración máxima de 3 minutos.

 

Que tu llamado a la acción no se pierda en la narración

Ojo no por hacer una buena narración, bien loca o salida de lo común, te debes olvidar de tu producto y objetivo.

Recuerda que el CTA (call to action o llamado a la acción), debe estar presente y debe entenderse con facilidad.

Pues de esa forma es que invitaras a las personas a hacer lo que tú quieres o necesitas que hagan.

Sea cuál sea, ir a tu canal, registrarse, llenar un formulario, comprar, visitar una tienda, e-commerce, etc. ¡acláralo en el discurso!

Este llamado a la acción puede ser sutil y claramente debe combinar perfectamente con la narración para que se sienta natural.

Mientras más natural, mejores resultados lograras en cuanto a la combinación de todos los consejos para la producción de videos.

 

Calidad

Hemos hablado un buen rato del contenido, pero sin duda no podemos dejar de lado los formatos y la calidad.

A mejor calidad, mejor impacto en la gente, así que piensa en cada uno de los detalles de tu video, ¡música, voces, imágenes!

La fotografía juega un papel importante dentro de un buen guion narrativo, así que procura porque sea de alta calidad.

Otro de los consejos para la producción de videos, es que cada detalle cuenta, el sonido, una voz bien lograda, un buen gesto.

Todo suma para lograr un producto de una calidad superior, mejor dicho, que en el cine te envidien (guiño, guiño).

Así que en cuanto a calidad ten presente: el sonido, la música, el vestuario (si hay), las voces y las imágenes (por supuesto).

Sumándole las locaciones (si se requieren), la selección de las mismas debe ser bien cuidada y con todos los detalles posibles.

 

Los derechos de autor

Un error que es muy común, es olvidar los derechos de autor al hacer un video “casero” o poco profesional.

Cuidado, no dejes que esto te pase a ti, porque lo que conlleva puede ser más costoso que la misma producción.

Si puedes lograr tu propia música, imagen y demás perfecto, si no puedes hacerlo asegúrate de pagar por todo lo externo.

Incluso si quieres usar un pequeño apartado de una canción que no es tuya (eso tiene unos costos).

Este quizás más que ser uno de los consejos para la producción de videos, es un consejo para todo en la vida.

 

La posproducción es vital

Si ya tienes tus tomas y tu guion, pero aún te falta el toque final, es importante que pienses en posproducción.

Puedes encontrar aliados para que te ayuden a animar, meterle efectos y subirle el nivel a tu video.

Si necesitas una manito con eso, puedes contar con nuestros servicios que te serán de gran ayuda.

 

¿Preparado para hacerlo?

Ya que hemos compartido contigo algunos consejos para la producción de videos, es el momento de empezar a aplicarlos.

Primero evalúa el contenido que tienes y que has compartido; haz una lista y revisa cuáles estás cumpliendo.

Si sientes que aún te falta darle más potencia, tranquilo, siempre hay tiempo para volver a empezar y hacer mejoras.

Y si quieres evitarte el dolor de cabeza, puedes contactarnos y te ayudaremos en todo el proceso ¡inicio, nudo y final!

¿Listo? ¡vamos a hacerlo!

Volver arriba